martes, 15 de diciembre de 2009

BLUES DEL SUR





¿Qué quieres que haga, si me gusta
el sabor del cigarro en las bocas ajenas?
No puedo hacer nada, prefiero
las manos vacías y las cabezas llenas.

Y diré, por decir,
que el amor de botella.
empieza donde acaba lo infinito
y comienza lo eterno.
Tú naciste,
en el verano del invierno.

Respecto a usted,
empezaré por seducirle
como seducen las moscas.
Bellas y toscas.
Más tarde,
la mosca es una dama.
Un poco de tragedia,
un poco de drama.
Y ya al final,
la dama es una arpía,
maldita rana,
que invita a la herejía.

Sacos y sacos
de orgasmos arrogantes
de besos de harina
y de caricias pedantes.
Y así entre risa y risa,
nos coge la prisa,
así que mejor acabar:

Serventesio kaótico:

"No se haga el amnésico.
Me llama en cada verso.
Me busca en cada letra.
¿Se frustra cuando no me encuentra? "

Pero antes, dígame, usted que sabe.
¿Qué quiere que haga, si me gusta
el sabor del cigarro en las bocas ajenas?

4 comentarios:

  1. Te inspiro por lo que veo,
    Dulce plagio
    y amor amargo de duelo.

    Gaia Kupa.

    ResponderEliminar
  2. Era una idea que tenia pendiente de hecho... a una chica siempre le dije que lo mas cerca que estaria de besarla nunca seria fumando de su mismo cigarro.

    No te veo mas por el msn?

    ResponderEliminar